top of page

LA CONCUPISCENCIA

El pecado original produjo en nosotros una MANCHA (Triple Concupiscencia) y una AUSENCIA (Gracia, los dones y virtudes del Espíritu Santo).




Por tal motivo, solo un ser creado por Dios nacido sin pecado, podría engendrar al Hijo de Dios, ella fue la Virgen María INMACULADA (sin mancha). Por esa razón el arcángel Gabriel la saluda con estas palabras "Dios te Salve María, llena eres de gracia"




El desorden de las facultades inferiores que tenemos nosotros, hace que las pasiones, emociones, sentimientos sean muy fuertes; en consecuencia, el entendimiento no atine a encontrar la verdad, y que la voluntad no atine a atender al bien.




Veamos en 1 Juan 2,16


"Puesto que todo lo que hay en el mundo - la concupiscencia de la carne, la concupiscencia de los ojos y soberbia de la vida - no viene del Padre, sino del mundo. El mundo y sus concupiscencia pasaran"




Allí vemos entonces


LA TRIPLE CONCUPISCENCIA



I.I Concupiscencia de la carne, inclinación desordenada al Placer buscándola a como dé lugar. Relacionado a los pecados capitales de la Lujuria, Gula y Pereza.


1.2 Concupiscencia de los ojos, inclinación desordenada al Tener. Los bienes que uno obtiene tiene que pensar en la manutención de uno mismo y para la caridad seguidamente. Tiene que el tener ser moral y lícito. Los pecados relacionados son la Avaricia y la Envidia.



1.3 Soberbia de la vida, inclinación desordenada al Poder. Hay personas que pueden gobernar en virtud del bien común, llevada de acuerdo a como Dios quiere. Derivándose de ella los pecados de la Soberbia y la Ira. Los pecados capitales pueden verlo en el contenido del blog.


Leamos ahora

Mt 4,1-12


Tentación de Jesús


"Entonces Jesús fue llevado por el Espíritu al desierto para ser tentado por el diablo. Y después de hacer un ayuno de cuarenta días y cuarenta noches, al fin sintió hambre. "Y acercándose el tentador, le dijo: «Si eres Hijo de Dios, di que estas piedras se conviertan en panes.» Mas él respondió: «Está escrito: No sólo de pan vive el hombre, sino de toda palabra que sale de la boca de Dios.» Entonces el diablo le lleva consigo a la Ciudad Santa, le pone sobre el alero del Templo, "y le dice: «Si eres Hijo de Dios, tírate abajo, porque está escrito: A sus ángeles te encomendará, y en sus manos te llevarán, para que no tropiece tu pie en piedra alguna.» Jesús le dijo: «También está escrito: No tentarás al Señor tu Dios.» Todavía le lleva consigo el diablo a un monte muy alto, le muestra todos los reinos del mundo y su gloria, .y le dice: «Todo esto te daré si postrándote me adoras.» Dícele entonces Jesús: «Apártate, Satanás, porque está escrito: Al Señor tu Dios adorarás, y sólo a él darás culto.» Entonces el diablo le deja. Y he aquí que se acercaron unos ángeles y le servían."



Vemos en este pasaje del Evangelio tres puntos importantes


a. El diablo tienta al Placer de Jesús ya que estaba en ayuno, y le dice que convierta la piedras en panes.


b. El diablo al decir a Jesús que se tire hacia abajo del templo, lo tienta por el Poder que Jesús manifestándolo si se tiraba.


c. Al mostrarle los reinos de la tierra , tienta a Jesús con el Tener.


Todo lo anterior, tiene relación con la TRIPLE CONCUSPICENCIA


Ahora veamos lo que dice el CATECISMO DE LA IGLESIA CATOLICA al respecto:


CIC. #403


“Siguiendo a san Pablo, la Iglesia ha enseñado siempre que la inmensa miseria que oprime a los hombres y su inclinación al mal y a la muerte no son comprensibles sin su conexión con el pecado de Adán y con el hecho de que nos ha transmitido un pecado con que todos nacemos afectados y que es "muerte del alma" (Concilio de Trento: DS 1512). Por esta certeza de fe, la Iglesia concede el Bautismo para la remisión de los pecados incluso a los niños que no han cometido pecado personal (cf. ibíd., DS 1514)”.


CIC # 404


¿Cómo el pecado de Adán vino a ser el pecado de todos sus descendientes? Todo el género humano es en Adán ("Como el cuerpo único de un único hombre") (Santo Tomás de Aquino, Por esta "unidad del género humano", todos los hombres están implicados en el pecado de Adán, como todos están implicados en la justicia de Cristo. Sin embargo, la transmisión del pecado original es un misterio que no podemos comprender plenamente. Pero sabemos por la Revelación que Adán había recibido la santidad y la justicia originales no para él solo sino para toda la naturaleza humana: cediendo al tentador, Adán y Eva cometen un pecado personal, pero este pecado afecta a la naturaleza humana, que transmitirán en un estado caído (cf. Concilio de Trento: DS 1511-1512). Es un pecado que será transmitido por propagación a toda la humanidad, es decir, por la transmisión de una naturaleza humana privada de la santidad y de la justicia originales. Por eso, el pecado original es llamado "pecado" de manera análoga: es un pecado "contraído", "no cometido".





4 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page